Bodegas Benetakoa | Carlos Martínez de Cañas Crianza.
17522
page-template-default,page,page-id-17522,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Síguenos:

Carlos Martínez de Cañas Crianza

Denominación de origen:
Rioja
Variedad:
Tempranillo 100%
Cosecha:
2011
Viñedo:
Cepas en vaso entre 40 y 80 años.
Suelo:
Arcilloso-calcáreos.
Elaboración:
Uvas despalilladas sin estrujar. Fermentación a temperatura no superior a 29ºC. 16 meses en barrica de roble francés y americano, y 6 meses en botellero.
Graduación alcohólica:
14% vol.
Producción anual:
25.000 botellas y 100 magnum.
Nota de cata:
Color rojo picota madura. Presenta aromas de fruta roja y negra, especias y un fondo balsámico y terroso. En boca es amplio y untuoso, persistente y con una atractiva expresión frutal.
Premios:
Catavinum World Wine & Spirits Competition – Spain 2016 – Plata

Nuestros vinos – La tradición familiar

Nuestros vinos son el reflejo el paso del tiempo, del aprendizaje y la técnica que nuestra familia nos ha enseñado. Somos viticultores y amamos nuestro trabajo.

Hacemos vinos frescos y vivos que recuerdan a la tierra donde hemos nacido, al ímpetu de la Rioja Alavesa y los sueños de una familia.

Carlos Martínez de Cañas Crianza

Goren

Haritz Tempranillo

Haritz Tempranillo

Haritz Blanco

Haritz Blanco

La influencia climática es atlántica- mediterránea, con veranos cortos e inviernos templados, y riesgo de heladas en primavera y otoño, pero escasez de nieve.Nuestros viñedos en la Rioja AlavesaCultivamos 20 hectáreas de viñedo propias y 40 de otros viticultores que han confiado en nosotros, donde predominan las cepas viejas de entre 20 y 80 años y poca producción. Las uvas que producimos son 90% Tempranillo, 5% Garnacha y 5% viura.

 

Nuestros vinos

Con tradición y reconocimiento al origen. Basados en la Naturaleza y en el paso del tiempo. Inspirados en el respeto al viñedo que heredamos de nuestros mayores y en la alegría de compartir una copa de vino.

Acércate a la Rioja Alavesa

Vivimos en una tierra privilegiada, con paisajes y colores, que nos hace soñar con viñedos y montañas, veranos cálidos e inviernos fríos, donde la influencia atlántica marca la personalidad de nuestros vinos.